Aclaración

Inicialmente y antes de cualquier participación por parte nuestra, debemos hacer claridad respecto a los cuestionamientos realizados por algunos participantes, alrededor de nuestra pagina y nuestros nombres, esto con el fin de centrarnos, inmediatamente después, en los puntos fundamentales del debate.

En primera instancia las aclaraciones: Ojotravieso es un proyecto crítico independiente en la red. Esta dedicado a la crítica de las artes plásticas de Colombia y no es un seudónimo sino simplemente que así bautizamos el proyecto o mejor nuestra publicación en la red, su nombre es Ojotravieso, así como se pudo llamar Cromos, El Caleño, Documento, Semana o Cambio, nuestra publicación para que quede claro, lleva el nombre de Ojotravieso y con esta afirmación queda claro que no es un seudónimo de ningún seudónimo, además tiene una ubicación en el espacio virtual que es: http://www.geocities.com/ojotravieso2. Allí ustedes pueden leer casi la totalidad de nuestros comentarios en red desde febrero de 1999 hasta hoy.

En cuanto a las preguntas planteadas por el artista Jaime Iregui es nuestro deber hacer claridad en que:
No estamos buscando aliados para “nacionalizar” peleas regionales, no es ese nuestro modo de proceder, no deseamos ser parte de peleas regionales, ni nacionales y por eso no necesitamos de aliados de ninguna índole, somos enfáticos en nuestra afirmación de autonomía. Somos mas éticos que estéticos y tenemos claro que somos el producto propio de un medio cultural mal copiado, pobre, enrarecido, vulgar y confuso, en el que, con muy pocas excepciones, se cuestiona e indaga en buscando generar conocimiento y crecimiento sino que más bien se “desconoce” al otro en busca del reconocimiento propio; un medio en el que la “caza” de la presa fácil, “el truquito, la maroma …!” suplantan la sabiduría, la sensibilidad, la inteligencia , la investigación y el rigor. Un medio en el que sin importar la calidad, ni los contenidos, la mediocridad, la mirada complaciente y la aprobación general parece que fueran ley. En este medio nacimos y crecimos, soportamos el dudoso honor de pertenecer a él, pero no jugamos su juego afectado, vanidoso y ridículo que no tiene nada que ver con el talento. Un juego que llaman “juego de poder”, (nos produce risa lo del poder), si ni siquiera hemos tenido el empuje necesario para exigir respeto al gobierno nacional. En Bogotá por ejemplo el poder lo detenta Gloria Zea, y ¿qué han podido hacer Iregui, el ministerio y todos los “grupos que ejercen su poder” en Bogotá?… NADA distinto a callar y obedecer.

En cuanto a lo de la fiscalización no es una de nuestras propuestas y no hemos pretendido ser nosotros en ningún momento jueces y si hemos puesto en la red nuestras criticas, nuestro espacio ha estado abierto a las respuestas de quienes han sido sus protagonistas, sin embargo debemos anotar que eso no ha sucedido. No hemos recibido nunca una respuesta a escrito alguno. En el caso especifico que usted nombra Ana Maria Rueda nunca respondió. En el caso de Miguel González, tampoco hemos recibido respuesta alguna alrededor de nuestros cuestionamientos a sus Cadáveres Exquisitos? La justificación a su silencio podría estar en que se nos desconoce por nuestro, mal llamado “anonimato”? Si es así, que tristeza! Se perdió una buena oportunidad de plantear nuevas visiones y aportar un poco al interés por el arte.

Finalmente queremos que sepan todos que: No tendríamos sentido en lugar alguno, diferente a la red, al igual que Luther Blisset, 0100… org y muchos otros que algunos conocen muy bien y otros no tanto, nuestra existencia virtual nos diferencia la condición de simple anonimato, del tradicional dicho “la pared y la muralla que son el arma del canalla”. Consideramos que la red es el espacio de quienes no existimos pero estamos.

Nos extraña que Jaime Iregui, quien publicó algunos documentos de Hakim Bey, que conoce acerca de la intervención en red, que comprende la esencia de lo virtual, venga ahora a cuestionar nuestra existencia. Existimos porque generamos discusiones y polémicas a través de textos que bien o mal escritos, son la expresión de nuestro pensamiento y nuestras inquietudes y consideramos que eso de por si tiene un enorme valor en un país en el que no existe post-texto de nada. Algún día, cercano o lejano dejaremos de escribir y ya , pero ese día tendrá lugar cuando los medios no estén poblados de tanto comentarista cultural mediocre y politizado que se toma dos tragos con un tipo que dice ser artista y le publica 2 páginas en una revista.

Esperemos que quede claro entonces que estamos frente a usted. Estamos dando la cara, Carlos Jiménez.

 

José Fernando Marquín


publicado en: Columnadearena
publicado en: Momentocrítico (actualmente [esferapública])

Anuncios

Debate Nacional

En días pasados Ojotravieso recibió y difundió entre sus abonados un comunicado de prensa en el que se invitaba a visitar el nuevo Centro Cultural Comfandi Santa Rosa y la muestra El Espíritu y el Lugar curada por el crítico de arte Carlos Jiménez, con la que se inauguraba el mismo. Recibimos muchos mensajes de correo electrónico con preguntas y consultas alrededor de la exposición. Paralelamente recibimos un mensaje de José Roca, editor de la no menos famosa página Columnadearena con el asunto: Ojodomesticado. Lo que indudablemente nos llevó a un intercambio epistolar que dio lugar a serios cuestionamientos alrededor de la actividad cultural institucional en Colombia. Por sugerencia de los “implicados” en el asunto, hemos decidido invitar a todos nuestros abonados, como también lo hará Columnadearena y la columna Zoom del periódico El País, a participar con sus textos en un espacio abierto a la reflexión y la crítica alrededor de las instituciones culturales, tema que sigue siendo un “Tabú” – amparado en el “poder” que adquieren aquellos que las conducen y el temor y la complicidad permanente de algunos artistas que son sus beneficiarios -, en las artes plásticas colombianas y en el que se encuentran comprometidos intereses particulares sustentados en amiguismos y toda clase de nexos, que en nada contribuyen al desarrollo de las artes y que deben ponerse en evidencia de una vez por todas.

Se plantean inicialmente estos interrogantes:

    ¿Cual es la situación real del medio artístico en Cali y en el resto del País? ¿Cómo se manejan las decisiones en las instancias públicas y privadas? ¿Existe el espacio para un control del medio artístico – al menos un control simbólico – de las decisiones que lo afectan?

    ¿Cuál es el papel del Ministerio de Cultura y los estamentos culturales que de él dependen? ¿Qué clase de fiscalización se ejerce y como se pueden generar verdaderos mecanismos de control sobre estas ruedas sueltas que son muchos de los museos e instituciones colombianos?

    ¿Dónde están las directrices que en el campo del pensamiento estético mueven a los directores y curadores de los museos y a los que rigen los destinos de la plástica regional y nacional en el plano gubernamental? ¿Qué clase de planeación estratégica aplican? ¿Cuáles son los objetivos, la misión y la visión que los ampara y si la tienen qué tanto se ciñen a ella?

No dudamos que el debate va a generar el interés y la participación de todos y además nos permitirá alcanzar una visión mas clara de la verdadera situación en la que estamos comprometidos todos los que de alguna forma tenemos que ver con el arte.

 

José Fernando Marquín


publicado en: Ojotravieso
publicado en: Momentocrítico (actualmente [esferapública])


Respuesta a Roca

Ojotravieso World, Junio del 2000

 

Estimado José Roca:

Deseo expresarle de antemano mis agradecimientos por su preocupación por el devenir de Ojotravieso y mis más sinceras disculpas por la demora en la respuesta.

En primer lugar debo manifestarle mi extrañeza por sus cuestionamientos frente a la información enviada por Ojotravieso, sobre todo porque usted es una persona de reconocida trayectoria en el medio artístico como crítico de arte y commissaire y está vinculado a una entidad gubernamental que seguramente tendrá entre sus objetivos de promover y difundir las artes (espero que así sea). Es por esto que creo que usted mejor nadie entenderá que la labor crítica no solamente es teórica, sino además informativa y formativa. Esto es algo que Ojotravieso ha tenido muy en cuenta desde su génesis y que a diario da sus frutos, siendo esto un aliciente para continuar en nuestra labor. Debo contarle que, a propósito de la información publicada sobre el Centro Cultural Santa Rosa de Comfandi muchos de nuestros lectores se han dirigido a nosotros con el fin que ampliemos la información, lo que indica la pertinencia e importancia de la información suministrada.

Vale la pena anotar que es muy significativo para Cali que se haya abierto este nuevo centro cultural, ya que en el momento se sufre de una gran “depresión y recesión artística”, que si bien es una situación que afecta a todo el país, en Cali tiene unas condiciones particulares (0 galerías, merma del presupuesto para la cultura y las artes, ningún programa o proyecto importante a corto, mediano o largo plazo, exposiciones y eventos de calidades y condiciones muy discutibles).

La verdad no entendí su pregunta ¿para quién trabaja Ojotravieso?. Parece denotar un conocimiento singular sobre la pugna entre los dos principales curadores de la ciudad: Miguel González y Carlos Jiménez (sobre todo, teniendo en cuenta que es este último el que está liderando el evento en cuestión). Si bien Ojotravieso ha basado gran parte de sus comentarios en las exposiciones y eventos que ha programado el Museo de Arte Moderno La Tertulia y su curador M. González, es sencillamente porque en la ciudad de Cali no hay otras instituciones que desarrollen una actividad cultural o artística similar, porque el Museo está sumido en una profunda crisis y porque nos parece importante hacer un seguimiento de esta institución, que si bien pasa por un difícil momento, es aún hoy la que lidera y marca el pulso de acontecer artístico regional. Esto no quiere decir que se pretenda favorecer a Jiménez, ni que Ojotravieso trabaje en su beneficio o que él tenga algo que ver en nuestra organización. Nuestra misión institucional comprende el trabajar por las artes plásticas, en los términos que nos han caracterizado hasta el momento, es decir, realizando una actividad crítica independiente, denunciando aquello que consideramos falaz y errado, y apoyando aquellas cosas (muy pocas por cierto) que consideramos interesantes e importantes, con la pretensión de teorizar, informar y formar a todos aquellos que quieran acercarse a nosotros. Teniendo en cuenta lo anterior el devenir de Ojotravieso, sus políticas, sus cambios y ajustes solo competen a sus miembros, quienes estamos dispuestos a escuchar a nuestros lectores, como sucedió con las observaciones que usted nos hizo llegar sobre la construcción de nuestra página (¿ya visitó la nueva versión?).

Es obvio que no se haya comentado sobre la labor de Carlos Jiménez, ya que él no ha tenido una presencia significativa en la organización de las exposiciones y eventos de la ciudad, en el último tiempo. Lamentablemente, el señor González, a quien nadie discute su trayectoria e importancia, ha tenido más desaciertos que aciertos, denotando una ostensible disminución en la calidad de sus ofertas para las artes de la ciudad y el país, algo que no solo preocupa sino que además entristece.

Finalmente, quiero manifestarle nuevamente mi agradecimiento por sus comentarios y afirmarle que Ojotravieso seguirá manteniendo su independencia crítica a toda costa, entendiendo lo difícil que es hacerlo, como usted mejor que nadie debe saber.

 

Atentamente,

José Fernando Marquín


Correo electrónico enviado a: José Roca